Irrumpir el imaginario de Cuba, propuesta actual en OPC

¡Ponlo a navegar!
  • 53
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    53
    Shares

El fin del gran relato”, la actual exhibición en la Sala Barlow de la Oficina de Proyectos Culturales (OPC), tiene como objetivo cuestionar el imaginario de Cuba como una utopía y llevar este tema al punto de “irrumpirlo, o invadirlo, con el imaginario del totalitarismo que es el que realmente le corresponde”, explicó Henry Eric Hernández, artista y curador de este proyecto que, gracias al apoyo del Instituto Vallartense de Cultura, Cerveza El Terrible, Autoservicio La Playa, El Patio de Mi Casa, Hotel Villa Mercedes, y otros benefactores, está abierta al público de manera gratuita.

En entrevista, Henry Eric Hernández explicó que más que buscar una definición futura sobre Cuba, lo que quiso generar con este proyecto es abrir una gran discusión sobre “lo que hemos sido y de lo que somos como sistema, como nación, como sociedad”. Continuó: “Y de alguna manera nos interesaba, a mí en este caso como curador, como artista, como pensador y como académico también; reunir una serie de obras y de artistas que de alguna manera nos invitaran a discutir el ámbito cubano desde el concepto, del término, de totalitarismo”.

Público contemplando la obra Para transformar la palabra política en hechos, finalmente. 2004, de Carlos Garaicoa.

Añadió que: “esto porque en el mundo del arte, durante los años noventa, se ha tratado mucho el arte cubano, se discutió en parte desde el concepto de utopía y a raíz de este proceso de cambio o de apertura, que estamos viviendo hace 4-5 años en Cuba, pues se ha retomado esa discusión o ese término de una manera muy tardía y para mí casi como vacía; es decir, hay un déficit crítico, un déficit del deseo incluso. ¿Por qué si deseas un cambio quieres seguirte pensando como algo que realmente no es lo que tú has sido? Puede ser un poco filosófico pero realmente es así.

Entonces una de las cosas que me interesaban con el proyecto era reunir una serie de obras y de artistas a partir de las cuales pudiéramos discutir el sistema cubano, no como utopía sino como totalitarismo, porque de alguna manera podemos sacarle más lasca al asunto, podemos relocalizarnos más a nivel de teorizarnos, de pensarnos a estándares más comparativos con el bloque comunista. Digamos que Cuba es el único espacio del bloque comunista al cual la izquierda internacional o el imaginario internacional, todavía duda en llamarlo totalitario; sin embargo, Rusia, Checoslovaquia o Rumanía pues sí se asumen.

Puros cuentos / Biografía colectiva. 2015-2017, obra de Isabel & Laura. Instalación. Libro, estuche de madera, video: documentación de la lectura en la tabaquería durante la jornada de trabajo.

Digamos entonces que más que preguntarnos cómo se define hoy es cómo nos hemos definido durante todo ese tiempo que también tiene que ver con ese hoy. Y quizás también trabajar un poco en dirección a las nuevas ilusiones: ¿qué es realmente lo que se quiere construir como nación?, ¿realmente necesitamos una nueva constitución, nuevas legislaciones?, que de alguna manera parten ese futuro social y como nación, a todos los niveles

Sobre las dificultades de reunir las obras que conforman “El fin del gran relato” expuso que se siente satisfecho: “Todos los artistas son pensadores inquietos, que están todo el tiempo generando obra, generando narración, generando lo que yo llamo disertación. Todo el proceso de colaboración ha sido más colectivo. Ha sido más horizontal que vertical. Porque todos son artistas de un alto calibre y ya tienen un sistema de pensamiento con obra bien estructurada, bien armada, ya saben hacia dónde van, hacia dónde quieren ir. Como gestor, como curador, me siento muy complacido por eso: porque he logrado reunir una cantidad de obra, armar una museografía que de alguna manera estructura la narrativa no solamente en este proyecto, también en la Habana cuando se expuso en septiembre y octubre de 2017.

Pilar Pérez (centro) es directora/fundadora de OPC.

Gracias a Pilar Pérez como gestora cultural, que generó las particularidades para esta exhibición en OPC. Por ejemplo: algunos artistas han cambiado la obra, como es el caso de Ezequiel O. Suárez, Jorge Luis Marrero, y de Yornel Martínez Elías, que tiene una intervención al lado en Taller OPC. También se incluyen tres artistas nuevos: en este caso Isabel Cristina, Laura Pérez Insua y Ángel Delgado. Las obras que se produjeron aquí en Puerto Vallarta son las de Reyner Leyva Novo, Yornel Martínez Elías y la mía.

Esta no es una exposición de tesis – es importante decirlo- es una exposición pretexto. Una exposición en la cual yo quería reunir una serie de obras como la de Manuel Alcayde Majendíe, por ejemplo, es una obra que empieza en los años noventa y termina en 1995 (un tríptico de Lenin), uno de los primeros artistas que empezó a trabajar en Cuba, digamos, todo lo que hoy es un tópico que es el postcomunismo y de cómo se revierte todo un sistema en este caso el arte del realismo socialista, en otro contexto, toda esta discusión.

“Creo que Cuba dejó de ser un proyecto utópico, o empezó a dejar de serlo, a partir del año 1964, cuando entra Leonid Brézhnev el presidente soviético en este caso, y Cuba a partir de ese momento, a partir de un viaje que hace Fidel Castro a Rusia [entre el año 1963 – 1964] se empieza a importar el modelo del sistema soviético, modelo que se consolida, se asienta, incluso se legisla, a principios de la década de 1970. Por tanto, creo que a partir de ese momento dejamos de ser utopía y nos empezamos a plantear. En el momento que tú  importas un sistema de pensamiento político, y todo lo que implica, incluso sabiendo los fracasos que tiene ese sistema, tu planteamiento deja de ser utópico.

Henry Eric Hernández posando al lado de la obra Lejos de las casas. 2002-2017 de Ezequiel O. Suárez.

Lo que sí se ha tratado -y todavía hoy día se intenta de mantener- el imaginario de Cuba como una utopía, y realmente no lo es. Entonces esa es otra de las cuestiones que nos interesa como proyecto de la exposición: cuestionar ese imaginario en torno a la utopía e irrumpirlo, o invadirlo, con el imaginario del totalitarismo que es el que realmente creo yo que es el que le corresponde”.

Cuestionado sobre si persiste la censura en Cuba, Henry puso de ejemplo las obras Papeles del tanque. 1990 (12 dibujos: lápiz, bolígrafo y lápiz de color sobre papel, sobres plásticos, tachuelas) y Si la memoria no me falla. 2009 (Impresión digital sobre papel, cartón y piel sintética), de Ángel Delgado. Estas son unas de las obras que a mí me interesaba incluir en esta exposición. Él siempre me había hablado – nos conocemos de hace muchos años- de una serie de dibujos que él hizo en la cárcel y entonces pues yo le pedí que quería tener algunos de estos dibujos originales y además de eso el libro en el cual él hace como una especie de compendio, de colección, de todos estos dibujos, y queda este archivo más personal, que cuenta una experiencia personal, como es este espacio de vida que él sufrió en la cárcel. Realmente no vivió: sufrió. Y en esta obra se conecta con estos aspectos de censura. Ahora mismo en Cuba hemos tenido dos o tres casos recientes de artistas que han estado presos, no tanto tiempo como Ángel Delgado, pero sí tres-cuatro días, y te sacan, tres-cuatro días y te sacan.

Jóvenes hojeando la obra Si la memoria no me falla. 2009, de Ángel Delgado. Impresión digital sobre papel, cartón y piel sintética.

Para el público que visite la exposición, el curador recomendó tener voluntad para ver el arte. “Desde el contexto cubano los artistas señalamos cuestiones que son más locales pero que a la vez cuando lo llevas a un contexto si tienes la voluntad puedes leer esas mismas problemáticas en tu contexto como puede ser México, Estados Unidos o España, por ejemplo. Entonces para los públicos habrá un display visual, te gustará alguna obra más que otra, pero debe haber una voluntad de leer el aspecto narrativo de cada obra”.

“El fin del gran relato” estará disponible hasta el sábado 5 de mayo y se puede visitar de miércoles a viernes en horario de 11am a 2pm y 5pm a 8pm, y sábados de 10am a 2pm. Como lo viene haciendo desde hace 3 años, la OPC complementará esta exposición con visitas guiadas y talleres gratuitos para enriquecer el diálogo propuesto en el proyecto.

Exposición colectiva: El fin del Gran Relato

Una colaboración de: Galería Taller Gorría (La Habana) y Oficina de Proyectos Culturales (Puerto Vallarta)

Artistas: Ángel Delgado / Carlos Garaicoa / Celia-Yunior / Ezequiel O. Suárez / Henry Eric Hernández / Isabel & Laura / Jorge Luis Marrero / José Ángel Toirac / Los Carpinteros / Manuel Alcayde Majendié / Reynier Leyva Novo / Yornel Martínez Elías

Comisariado: Henry Eric Hernández

Obras:

  • Ángel Delgado

Papeles del tanque. 1990

12 dibujos: lápiz, bolígrafo y lápiz de color sobre papel, sobres plásticos, tachuelas

Si la memoria no me falla. 2009

Impresión digital sobre papel, cartón y piel sintética

  • Carlos Garaicoa

Para transformar la palabra política en hechos, finalmente. 2004

Instalación. 220 sellos postales, portafolio, lupas y vitrinas

  • Celia-Yunior

Dienteperro. 2008-2017

Serie de 8 fotografías. Impresión digital

  • Ezequiel O. Suárez

Lejos de las casas. 2002-2017

Camisas usadas intervenidas, perchas

  • Henry Eric Hernández

Lapidaria. 2017

Losa de mármol forrada con paño de tafetán bordado y satén

  • Isabel & Laura

Puros cuentos / Biografía colectiva. 2015-2017

Instalación. Libro, estuche de madera, video: documentación de la lectura en la tabaquería durante la jornada de trabajo

  • Jorge Luis Marrero

Síndrome de Estocolmo II (Ecúmene). 2014

Video documentación, 28’. Acción acontecida en La Habana Vieja (18/12/ 2014)

  • José Ángel Toirac

Alma Pater. 2015

Serie de 6 dibujos. Grafito y pan de oro sobre cartulina

  • Los Carpinteros

Pizza de gemas. 2016

Pizza de queso, Amatista, Aguamarina, Topacio, Turmalinas, Apatito, Diamante, Ópalo, Rubí y Citrino y vitrina

  • Manuel Alcayde Majendié

Cuando ya no vuelen las cigüeñas. 1990

Los hombres no lloran. 1993

La educación sentimental. 1995

Instalación. Objetos, pedestal, pan de oro, luz

  • Reynier Leyva Novo

Revolución es una abstracción. 2013-2017

Instalación. Tinta sobre concreto, ladrillos

Navegamos las aguas de la cultura y el ocio desde marzo 2015. Escríbenos al correo ola@marejada.mx